martes, 31 de agosto de 2010

Entrevista a Rosario Peña


Entrevista a Rosario Peña publicada en Diario Directo
http://www.diariodirecto.com/entrevistas/2010/07/29/

Rosario Peña/ Escritora
"La Ley sí ampara a la víctima de 'mobbing' pero falta sensibilidad y formación para ponerla en práctica"

“Un delincuente de guante blanco”. Esta es una de las definiciones que Rosario Peña
recoge en su libro ‘Cómo desenmascarar el ‘mobbing’ en la Administración y en la
empresa’ sobre la figura del acosador. En la obra, la escritora reúne los testimonios de
expertos y profesionales que ayudan a las víctimas del acoso laboral a superar tan
traumática experiencia, que deja secuelas de por vida. Y es que por desgracia,
‘mobbing’ es un término cada vez más conocido en el entorno laboral, y aunque no hay
cifras oficiales es en la Administración pública la que registra más casos, según asegura
Peña. Para combatir esta lacra, la escritora sí considera que la Ley ampara al trabajador
acosado aunque cree que falta sensibilidad y formación suficiente para ponerla en
práctica.

Así considera que la Administración cuenta con excelentes protocolos de prevención de riesgos laborales, aunque no se “ponen en práctica” y “dejan a la víctima totalmente sola y aislada”, puntualiza Peña. Finalmente, la escritora advierte que sin el apoyo del entorno al
acosador, “sin estos testigos mudos”, el ‘mobbing’ “jamás existiría”, pero la sociedad
tiende a apoyar al que “sabemos que es el ganador seguro y no será nunca la víctima”,
lamenta.
DiarioDirecto: Su libro tiene un titulo claro y contundente: ‘Cómo desenmascarar el ‘mobbing’ en la Administración y en la empresa’, ¿cómo se detecta?
Respuesta: Se detecta cuando se ve con claridad -o lo hacen ver los especialistas que la
tratan- que no es ningún defecto o problema de la víctima, sino que proviene de conductas
hostiles externas.
Cuando se consigue superar, cuando la víctima se sienta segura y vea que ya nada la
afectará si no quiere, es cuando se puede estudiar al cobarde -fuera ya de su alcance-. Si lo
hacemos de buena fe y en el momento oportuno, sin ánimo de dañar, sino sólo con el fin de
destapar su máscara, podrá ser muy interesante. Pero sólo si se hace con espíritu deportivo
y noble, como un arte marcial, tendremos el reconocimiento del entorno y el más exigente: el
nuestro.
No podemos caer en la venganza porque entonces es cuando habremos dejado de ser
nosotros mismos; tenemos que seguir siendo nobles, sinceros, íntegros; no reaccionaremos
como ellos jamás; de lo contrario, ese halo mágico que nos cubre, desaparecerá y todos
verán nuestra vergonzosa desnudez, exenta de fortaleza.
dD: ¿Cuándo se puede decir que un trabajador sufre algún tipo de acoso en su
empresa? Es decir, ¿cuál es la línea entre el acoso y situaciones de presión o estrés?
R: No es acoso laboral:
1. Un enfrentamiento puntual con el jefe por una discusión laboral (roce laboral) o con un
compañero por una cuestión laboral o no.
2. La antipatía entre jefe y empleado.
3. El exceso de carga en el trabajo.
4. El desgaste personal por exceso de trabajo (se conoce como burn-out).
5. El acoso sexual.

Es acoso laboral:
1. La presión laboral que pretende la autoeliminación del trabajador, marchando de la
empresa o a través de una baja médica.
2. Hacer el vacío a la víctima (risas, darse la vuelta, miradas son una fuerte forma de
presión). El grupo acosador sabe que no resistirá psicológicamente y se marchará
"aparentemente de manera voluntaria" de la empresa. Hacer el vacío a una persona que es
sociable por naturaleza es una de las formas más graves de debilitar a cualquier ser
humano que necesita de los demás para convivir. Esto ocurre en el mobbing horizontal. En
el mobbing descendente es más difícil porque el hostigamiento del jefe no suele provocar el
vacío precisamente (broncas, rigidez injustificada, órdenes mal dadas, etc.)
3. Acosado y acosador tienen un vínculo laboral.
4. La presión se ha de realizar en el lugar de trabajo.
5. Que sea tendencioso, es decir, que la finalidad sea hacer daño. Dañar la salud
psicológica de un trabajador es tendencioso.
6. Que el hostigamiento se prolongue en el tiempo (algunos manuales hablan de seis meses
seguidos como suficiente).
Hay un elemento común como objetivo: Lo que se busca en todos los casos es que el
acosado abandone su puesto.
dD: ¿Qué se debe hacer ante una situación de ‘mobbing’? ¿A dónde hay que
dirigirse?
R: Se debe denunciar ante el representante de los trabajadores o comité de la empresa; el
Servicio de Prevención de Riesgos Laborales; el órgano de personal; el director o jefe
superior o ante el Defensor del Pueblo (Síndic de Greuges en Cataluña o Ararteko en el
País Vasco). Realmente, no tienen excesiva fuerza real, pero toda la ayuda es poca y
servirán para hacer presión en tu favor.
dD: ¿Cuál es el perfil del trabajador que sufre acoso laboral en España? ¿Se podría decir algún sector o actividad en el que el ‘mobbing’ se dé más?
R: En cuanto al perfil hay que distinguir entre dos tipos.
Tipo I:
Íntegras, estables y con alto sentido de la justicia. Autónomas y con elevado nivel de iniciativa propia.
Notable capacidad de trabajo.
Carismática y con capacidad de liderazgo.
Elevada empatía.
Tipo II:
Moderadamente inseguras, ingenuas y complacientes.
Con dificultad para expresar emociones.
Introvertidas y tímidas.
Se someten porque no toleran la inseguridad que genera el conflicto.
Prudentes constantes, trabajadores, pero con falta de confianza personal.
En cuanto a la segunda pregunta, sin lugar a dudas y en contra de lo que aparentemente
pueda parecer, se da mayoritariamente en la Administración pública. Las características son:
Alta competitividad social.
Mala organización de trabajo.
Indefinición de funciones.
Ausencia de métodos eficaces para resolver conflictos.

El grupo suele escurrir el bulto y negar encubiertamente la ayuda a la víctima.
dD: El perfil del acosador, ¿cuál es?
R: Un hostigador es un ser mediocre, un trepa, un incompetente, un lobo con piel de
cordero. Es una persona infeliz, pues nadie satisfecho con su vida se dedicaría a hacer daño
a nadie .Es un egoísta. Los demás sólo le interesan para lograr sus objetivos. Javier Ignacio
Prieto, abogado que colabora en el libro, califica al acosador como “un delincuente de
guante blanco” y Josep Puig, psicólogo clínico que trata habitualmente con víctimas de
‘mobbing’, dice que son “verdaderos asesinos que matan en silencio y con total impunidad”.
Además no hay que olvidar el apoyo del entorno al acosador. Esos testigos mudos que
piensan que con ellos no va, que miran hacia otro lado cuando ven una denigración o una
conducta hostil, incluso apoyan y actúan junto al que creen será el ganador seguro: el
acosador. Si esos testigos mudos no existieran, no existiría jamás el acoso.
dD: ¿En qué medida afecta a la productividad de un trabajador ser víctima de acoso
laboral?
R: El ‘mobbing’ no es un juego patológico con resultado cero en el que el fracaso de uno
permite la victoria del otro. Al contrario, aquí pierden todos: la víctima en primer lugar (por
las consecuencias tan negativas para su salud) pero también la empresa, ya que el clima de
tensión lleva a una caída generalizada en el rendimiento.
Cuando el acosado no cuenta con estrategias de afrontamiento eficaces y no hay apoyo
social o es muy escaso, incluso si lo hay, pero no es efectivo, perderá totalmente la salud.
dD: Al igual que ocurre con víctimas de otras agresiones, ¿sufrir ‘mobbing’ puede dejar secuelas de por vida?
R: Sí, fobias, excesiva desconfianza en los demás, mareos, problemas de tics nervioso, lapsus de memoria, etc. En fin, como bien dice en mi libro Joaquim Vilargunter, presidente de la asociación contra el mobbing en Cataluña AVALC, www.avalc.es, las secuelas dependerán
de la edad de la víctima, de la intensidad del acoso y del apoyo del entorno más cercano.
dD: En su libro se ha rodeado de expertos como son jueces, abogados, catedráticos,
psiquiatras, psicólogos… éstos últimos ¿qué consejos dan?
R: Que la víctima debe ir con la cabeza muy alta, no hizo nada malo, no debe callarlo, los
que deben sentir vergüenza de sus actos son los acosadores y, este libro y esta entrevista y
todo lo que se pueda hacer para divulgar el tema, debe servir para que las víctimas se
atrevan a denunciarlo. Todo el mundo debe ser tratado con dignidad, sea cual sea su
origen, raza, creencias, estilo de vida, etc.
dD: Con la crisis, ¿se detectan más casos de acoso?
R: En la empresa privada, ante el miedo a ser echados, hay muchos “pelotas” con ganas de
pisar y se aguanta lo indecible, pero en la empresa pública éste no es el caso.
dD: ¿Cree que las empresas y la Administración están preparadas para gestionar este
tipo de casos?
R: En la Administración tienen excelentes protocolos de prevención de riesgos laborales. El
problema es que no se ponen en práctica y dejan a la víctima totalmente sola y aislada. En
la empresa privada, aún están más lejos.
dD: ¿Cuál debería ser el rol de los sindicatos en esta materia?
R: El “debería” de su pregunta ya dice que no lo hace aún. Los sindicatos, hoy por hoy, se
limitan a aconsejar a la víctima que recurra al servicio jurídico que será un poco más
asequible y poco más.
Deberían luchar junto a la víctima. Los que realmente luchan son las asociaciones, creo que
no están suficientemente reconocidas y en realidad son las únicas que de verdad apoyan y
ayudan a las víctimas, haciéndole ver que su caso no es único y aconsejando todo tipo de
salidas, terapéuticas, de mediación y jurídicas, si es necesario.
dD: Como experta en este tema, ¿cuántos casos cree que se denuncian y cuántos
quedan ocultos por el temor al trabajador a perder su empleo?
R: Yo no soy experta en absoluto, expertos son los colaboradores que han participado en el
libro. Soy una víctima que ha pasado por todas las etapas posibles, eso sí.
Por miedo, no se denuncian muchos casos de maltrato laboral. En la Administración, se pide
traslado o se piden bajas largas que acaban en incapacidad permanente total o absoluta por
la pérdida de salud.
Por desgracia, la gran mayoría de casos quedan ocultos. Mi consejo es que se denuncie, si
la salud lo permite. Se gana, aunque sólo sea en dignidad.
dD: ¿Ampara la Ley como debiera a los trabajadores acosados?
R: Sí, lo que falta es sensibilidad o incluso “formación suficiente” para ponerla en práctica.
dD: ¿Considera que la sociedad es consciente de esta problemática?
R: Por desgracia, no. El acoso escolar lo he vivido como profesional de la enseñanza, más
de una vez, y todo el mundo se pone de parte de la víctima. En el acoso sexual, lo mismo,
pero desgraciadamente, en el acoso laboral, dado que la mayoría de acosadores son
personas con poder o incluso, cargos de libre elección, la víctima no tiene la consideración
social que debería. Tendemos a apoyar al que sabemos que es el ganador seguro y no será
nunca la víctima.

1 comentario:

Soledad dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con los comentarios de Rosario. Gracias a sitios como este puedo decir hoy que soy una sobreviviente de una situación de acoso moral y laboral. Durante las primeras etapas de acoso no sabía lo que estaba pasando y decidí, como siempre he actuado cuando no entiendo algo, investigar y aprende sobre el tema, tema que en ese momento no tenía ni nombre ni apellido. Poco después me di cuenta de la cantidad de información con la que contaba y de lo bien que estaba descrito este fenómeno social y entonces fue cuando llegaron las palabras y los conceptos a mi boca para pedir ayuda y denunciar mi situación. Hoy sé que somos muchos y que puede ser cualquiera la víctima, que hay acosador y testigos mudos cómplices, pero también que hay muchos valientes que te tienden una mano solidaria, que tus cualidades "envidiables" son las causantes del odio y el hostigamiento del victimario, que se debe denunciar esta lacra y que se debe compartir tu situación para aportar datos y vivencias con tu ejemplo . Este blog, al igual que muchas otras publicaciones digitales, son como el batir de las alas de la mariposa, llegan gracias a la tecnológía a quienes lo hemos necesitado. Nunca olvidaré esta experiencia, ni la quiero olvidar, sino potenciarla para crecer como persona más sensible y solidaria con los demás. Un abrazo y un sincero agradecimiento por su ayuda, Soledad (Costa Rica)